Los Servicios que Ofrecemos:

 

Nuestra amplia gama de servicios son:

Nuestros Servicios

  • Urología

  • Fisioterapia

  • Medicina Estética

  • Medicina General

  • Ginecología

  • Psicología

  • Hemodiálisis 

  • Ultrasonido

  • Nefrología

  • Cardiología

  • Dentista

  • Colposcopia

Ser pioneros en la región en cuanto a la prevención, detección y tratamiento de la enfermedad renal por cualquiera de sus causas apoyados de capital humano altamente especializado y con los más altos valores, tecnología de vanguardia e instalaciones alta calidad  que cumplan la excelencia en estándares y certificaciones naciones e internacionales. 

Prevenir, diagnosticar y tratar eficaz y oportunamente la enfermedad renal en sus diferentes etapas a través de una atención integral, multidisciplinaria y profesional, ofreciendo además, tratamiento de sustitución renal a través de hemodiálisis apoyados por tecnología de vanguardia, instalaciones de primera calidad y un equipo humano altamente capacitado y especializado logrando así la seguridad y mejor calidad de vida de nuestros pacientes,

Integridad                            Empatía                     Compromiso

Responsabilidad                  Esperanza          Amor y dedicación

Confianza

Tu salud es nuestra prioridad

Causas frecuentes de enfermedad renal:

- Diabetes

- Presión arterial alta (hipertensión)

- Inflamación de riñón (glomerulonefritis)

-Inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis)

-Quistes renales (enfermedad renal poliquistica)

        Hemodiálisis:

La hemodiálisis es un procedimiento que sirve para purificar y filtrar la sangre por medio de una máquina. Pretende librar al organismo temporalmente de desechos nocivos, de sal y de agua en exceso. La hemodiálisis ayuda a controlar la tensión arterial y ayuda al organismo a mantener un balance adecuado de electrolitos (potasio, sodio, calcio) y bicarbonato.

Existen varios tipos de terapia de reemplazo renal, uno de ellos es la hemodiálisis consiste en a través de un acceso vascular, ya sea fístula arteriovenosa o catéter central, hacer pasar la sangre del paciente a través de un filtro el cual se encarga de eliminar las sustancias que nuestros riñones ya no son capaces de eliminar, en especial toxinas como la urea y sales como el sodio, potasio y calcio, logrando nuevamente un equilibrio en el cuerpo. Además, mediante este método, también se puede lograr una adecuada eliminación del exceso del agua, ayudando a regular la presión arterial, entre otros beneficios.

¿Cuándo iniciar Hemodiálisis?

¡LLEGÓ EL MOMENTO DE CORONAR TU ÉXITO!

VIVE EN EL HOGAR DE TUS SUEÑOS...

TEQUISQUIAPAN, QRO.

No existe un momento exacto de cuándo iniciar la hemodiálisis. Esto dependerá de la etapa de la enfermedad renal, otras enfermedades presentes, sintomatología de cada paciente, entre otros muchos factores. El médico nefrólogo es el único profesional capacitado para, en conjunto con paciente y familia, tomar esta importante decisión además de brindar seguimiento antes, durante y después de todo proceso de hemodiálisis 

¿Soy candidato a recibir hemodiálisis?

Cualquier persona con enfermedad renal en etapas 4 y 5 es un posible candidato para recibir terapia de reemplazo renal mediante hemodiálisis. Existen muy pocas contradicciones para iniciar el tratamiento. Es importante que los pacientes con enfermedad renal se encuentren en seguimiento por su médico nefrólogo quien los ayudará a preveer el inicio de la terapia y a manejar el tratamiento para lograr una mejor calidad de vida.

¿Es segura la hemodiálisis?

Se estima que en nuestro país existen alrededor de 6.2 millones de pacientes con enfermedad renal, 124,000 de estos pacientes se encuentran en etapas avanzadas las cuales requieren terapia de reemplazo renal. La hemodiálisis es una opción muy segura, eficaz y con muy pocas complicaciones y se hace de manera rutinaria en varios centro de nuestro país. Además, en Torre Médica Aries, tomamos todas las medidas necesarias, para evitar cualquier tipo de complicaciones. Si tiene dudas en cuanto algunos de los riesgos platique con su médico nefrólogo quien podrá orientarlo y guiarlo en el proceso. 

Cómo se monitorea mi tratamiento?

Es importante continuar con seguimiento con el médico nefrólogo por lo menos una vez al mes. Durante todo lo que dure el tratamiento, se tomarán estudios de laboratorio de manera mensual, los cuáles ayudarán al nefrólogo en la toma de decisiones enfocadas al ajuste del tratamiento y al bienestar integral del paciente.

En la hemodiálisis, la sangre es bombeada a través de tubos blandos hacia un equipo de diálisis. Dentro del equipo hay un filtro especial llamado dializador (también llamado "riñón artificial"). El dializador deja pasar los desechos y el líquido adicional, pero retiene las cosas importantes que necesita el cuerpo, como células sanguíneas y nutrientes.

Los desechos y los líquidos adicionales son transportados hacia un líquido de limpieza dentro del equipo de diálisis (llamado "dialisato"), y la sangre limpia vuelve a fluir hacia usted. Solo hay una pequeña cantidad de sangre fuera del cuerpo en cualquier momento dado. En promedio, el proceso toma cuatro horas. La mayoría de las personas se realizan el tratamiento de tres a cuatro veces a la semana. Mientras se realiza su tratamiento de hemodiálisis, usted puede leer, dormir e incluso mirar televisión.

Para poder conectarse al equipo de diálisis debe tener un acceso, o entrada, a su torrente sanguíneo. Este se realiza mediante una cirugía menor, que suele realizarse en el brazo. Este acceso es permanente mientras se esté realizando diálisis.

Si necesita realizarse diálisis antes de que cicatrice el acceso, se le coloca un acceso temporario en el cuello o en la ingle. Su equipo de atención médica le enseñará cómo cuidar su acceso.

 

 

 

Existen tres tipos de acceso en la hemodiálisis:

Fístula
Una fístula es la opción recomendada para un acceso. Se realiza uniendo una arteria a una vena cercana debajo de la piel para formar un vaso sanguíneo más grande. Este tipo de acceso se recomienda porque tiene menos problemas y dura más. Una fístula debe colocarse en forma temprana (varios meses antes de comenzar la diálisis), de modo de que tenga mucho tiempo para cicatrizar y esté lista para usar en el momento en que usted comience la hemodiálisis. Usted debe ser evaluado por un médico especial, llamado cirujano vascular, por lo menos seis meses antes de comenzar la diálisis.

Injerto
Si los vasos sanguíneos no son aptos para una fístula, se puede utilizar un injerto. Esto implica unir una arteria y una vena cercana con un tubo blando y pequeño de material sintético. El injerto se encuentra totalmente debajo de la piel.

Catéter
El tercer tipo de acceso, llamado catéter, se coloca en una vena grande del cuello o de la ingle. Los extremos de los tubos se encuentran sobre la piel, fuera del cuerpo. Este tipo de acceso suele utilizarse temporalmente si una fístula o un injerto no están listos o si necesitan reparaciones. Los catéteres pueden utilizarse como un acceso permanente, pero solo cuando no es posible colocar una fístula o un injerto.

Después de que la fístula o el injerto hayan cicatrizado y la diálisis comience, se le colocarán dos agujas en los vasos sanguíneos cada vez que usted se realice el tratamiento. Luego se conectarán las agujas a tubos blandos de plástico. Un tubo transporta la sangre desde la aguja hacia el dializador (el riñón artificial), donde se limpia. La sangre limpia vuelve a usted a través del otro tubo.

 

 

 

 

Durante la hemodiálisis, el agua, la sal y los productos de desecho se eliminan del cuerpo más rápido de lo que lo haría un riñón normal, de modo que puede experimentar baja presión arterial, calambres, náuseas, dolores de cabeza y cansancio, especialmente en las primeras semanas antes de que se acostumbre al tratamiento.

Después de realizarse el tratamiento por un tiempo, aprenderá a reconocer los primeros signos de estos síntomas. También podrá informárselos a su enfermero o técnico, a fin de que puedan hacer algo para que esté más cómodo o incluso impedir que sucedan.

La hemodiálisis realiza un buen trabajo filtrando y eliminando los productos de desecho y el líquido adicional, pero no puede reemplazar por completo la función que desempeñan los riñones sanos de equilibrar importantes sustancias de la sangre. Eso se realizará a través de los medicamentos que usted deberá tomar y el plan dietario que deberá seguir.

Usted y su dietista trabajarán en un plan dietario que se base en su estado de salud general, cualquier medicamento que tome y lo que a usted y su familia les guste comer. Una importante parte de su dieta será limitar la cantidad de sal que consume. Comer demasiada cantidad de sal, tomar demasiada cantidad de líquidos o comer los tipos de alimentos incorrectos entre los tratamientos puede hacer que su tratamiento de diálisis le genere molestias. También puede tener efectos graves en su salud.

Consumir muy pocas calorías también puede causarle problemas, así que no se sorprenda si su dietista le pide que coma más de lo que usted cree que debería. Usted debe mantener su fuerza y su peso en niveles saludables.

Tomar todos sus medicamentos tal como se le indica también es muy importante. Es posible que deba tomar pastillas para la presión arterial, medicamentos para mantener los huesos y la sangre sanos y vitaminas y hierro.

¿Qué es la hemodiálisis?

¿Cuáles son los tipos de acceso en la hemodiálisis?

¿Qué sucede después de que cicatrizan la fístula o el injerto?

¿Cuáles podrían ser algunos problemas comunes durante el tratamiento?

¿Qué función cumple la dieta y los medicamentos en la hemodiálisis?

Av. Hacienda Grande de la Asunción #24A, Fracc. El Pedregal,

Tequisquiapan, Qro. 76750

Para emergencias, comunícate al 911.
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram